El dolor y el ph sanguíneo

El dolor es quizá uno de los síntomas más comunes que se presenta en una enfermedad, es una experiencia sensorial y emocional desagradable que experimenta la persona de una manera que es única para él, razón por la que el dolor es referido y vivido en cada paciente de manera diferente.

El dolor es además un problema para el paciente, ya que puede ser grave, muy intenso y causar molestia y sufrimiento; puede incluso provocar incapacidad para realizar las actividades normales de cualquier persona, incluso aquellas recreativas o laborales, esenciales para la adecuada salud mental.

El dolor es también un problema físico, psicológico y social, que puede afectar el desenvolvimiento y conducta normal de un individuo. La importancia fisiológica del dolor es que tiene un significado biológico de preservación de la integridad del individuo.

El dolor es un mecanismo de protección que aparece cada vez que hay una lesión presente o parcial en cualquier tejido del organismo, que es capaz de producir una reacción del sujeto para eliminar de manera oportuna el estímulo doloroso.

EL DOLOR, EL PH DEL CUERPO Y SU TRATAMIENTO HOLISTICO

Nuestra vida y salud dependen del poder fisiológico para mantener la estabilidad del pH de la sangre en aproximadamente 7.39, pequeñas variaciones del pH tienen gran importancia en la transmisión del dolor como veremos más adelante, a este proceso de mantener la estabilidad del pH, se llama homeostasis. El término pH significa “potencial” de “Hidrógeno.” Es la cantidad de iones de hidrógeno en una solución particular. Cuando hay muchos iones de hidrógeno, el pH indica una solución ácida. Cuando la cantidad de iones de hidrógeno es pequeña, el pH indicaría una solución alcalina. El pH se mide en una escala de 0.0 a 14.0 Cualquier nivel sobre 7.0 se define como alcalino y cualquier nivel bajo 7.0 es considerado un pH ácido. El pH de 7.0 se define como neutro. El pH del agua pura es 7.0.

Por estas razones distintas, los estímulos de carácter doloroso son capaces de activar el cerebro y poner en marcha potentes mecanismos que están encaminados a la defensa, adoptando posturas, buscando la causa que lo produce, manifestando el tipo de dolor, es un síntoma muy importante para el diagnostico médico.

El sistema nervioso es la estructura más compleja de nuestro organismo, su enorme importancia se percibe al saber que participa en prácticamente todas las funciones de nuestro cuerpo, su integridad estructural y funcional es determinante para nuestro diario bienestar, la médula espinal, los ganglios, los sistemas nerviosos simpático y parasimpático, el pH sanguíneo etc. Son los elementos involucrados en llevar y traer información a las estructuras centrales del cerebro. Todas estas estructuras originan, controlan y supervisan todo lo que sentimos o hacemos, entre ellas el dolor que es el mecanismo de alerta que es además preventivo y diagnostico y que nos indica daño inminente o manifiesto, del mal funcionamiento de la zona de referencia.

¿Cuál es la importancia del Ph sanguíneo en la transmisión del dolor?, sabemos que el pH humano es ligeramente alcalino (7,39) admitiendo variaciones que sólo oscilan entre 7.35 y 7.45, siendo la sangre venosa 0.02 a 0.03 unidades más ácida. Las variaciones por encima de los 7.45 dificulta los procesos metabólicos celulares, pero las variaciones por debajo de 7.35 son más peligrosas y por debajo de 7 son incompatibles con la vida celular. Si se sobrepasan esos límites, el cuerpo pierde equilibrio y ya no es capaz de funcionar correctamente. Una tendencia a la acidosis seria cifras cercanas a 7.35, donde empiezan los problemas.

La acidosis tiene gran importancia en disminución del umbral del dolor ya que el medio líquido de nuestro organismo es tremendamente sofisticado, transportando cargas y potenciales electroquímicos que afectan al Ph del medio. Un Ph demasiado ácido o alcalino puede obstaculizar la eficiencia de la química y las funciones del cuerpo. Cuando el organismo se encuentra sobrecargado por un exceso de acidez, y cuando ya no puede neutralizar de manera eficaz este exceso de ácidos y eliminarlos, éstos quedan depositados en los fluidos extracelulares y las células del tejido conectivo, los estímulos doloroso aparecen más acentuados con disminución del umbral de dolor.

Los signos y síntomas de Acidosis Metabólica se caracterizan generalmente por una respiración rápida. Los síntomas de esta afección son principalmente producidos por las causas subyacentes y, por tanto, no son específicos de la enfermedad. Dolor en el pecho, dolores de cabeza, palpitaciones, dolor muscular y óseo, debilidad muscular y dolor abdominal, son algunos de los síntomas de la acidosis metabólica común. Como esta condición puede afectar el sistema nervioso central, las personas pueden experimentar ansiedad y somnolencia progresiva. Náuseas, vómitos, pérdida del apetito y pérdida de peso son otros síntomas de la acidosis metabólica. En casos extremos, puede causar complicaciones graves como el estupor, coma y convulsiones.

La acidosis metabólica se debe a un desequilibrio ácido-base que termina provocando un incremento en la producción de ácidos. Por lo común se trata de una manifestación cuya causa hay que buscarla en algún tipo de trastorno. El éxito para corregir la acidosis metabólica va asociada a la identificación de la enfermedad que causa este trastorno.

Algunas causas desencadenantes:

Acidosis diabética o, como también se conoce, cetoacidosis diabética. Este trastorno se presenta cuando unos ácidos llamados cuerpos cetónicos se acumulan en el proceso de una diabetes no controlada.

Acidosis hiperclorémica. Se trata de un trastorno en el que se produce una pérdida excesiva de bicarbonato de sodio en el organismo, circunstancia que puede darse en algunos episodios de diarrea severa, entre otras causas.

Acidosis láctica. Este otro trastorno consiste en una acumulación de ácido láctico cuyas causas son también diversas. Entre las más frecuentes está: La actividad Física y Deportiva, el Alcohol. Hipoglucemia Cáncer. Ciertos medicamentos. Insuficiencia hepática. Falta prolongada de oxígeno provocada por diversos factores. Enfermedad renal. Envejecimiento etc.

Además existen un sinfín de trastornos que se inician y que no han dado la cara, por culpa de nuestros hábitos y costumbres, que de forma silente van modificando nuestro Ph, así pues esas pequeñas modificaciones sí tiene que ver y mucho con el estado de salud y también con el umbral de sensibilidad dolorosa, muchas manifestaciones de dolor son debidas a desequilibrios del Ph sanguíneo que estimulan las funciones neuroefectoras del dolor.

Aunque sabemos que la inflamación es la función más importante como causa del dolor, es además la que primero da lugar a cambios en el Ph y cambios químicos bien definidos que ocurren en el lugar donde ocurrió daño mediante una variedad de mensajeros llamados alógenos; las citocinas, las prostaglandinas, la histamina, la acetilcolina, etc.

Por tanto, si se tiene algún problema de salud es muy probable que el Ph tienda hacia valores ácidos. Estudios recientes han demostrado que a menos de que el Ph del cuerpo este a un nivel un poco alcalino, 7.39, el cuerpo lo tiene muy difícil para la autocuración.

Cuando el organismo se acidifica, se pueden facilitar las enfermedades por los siguientes mecanismos:

.- Enzimático, se encuentra ligada a la actividad de las enzimas. Estas son las pequeñas obreras en el origen de todas las transformaciones bioquímicas que tienen lugar en el cuerpo, y de las que dependen el buen funcionamiento de órganos. Para que las enzimas funcionen correctamente necesitan un entorno óptimo de Ph, o de lo contrario su actividad se verá perturbada o hasta interrumpida totalmente. Cuando se produce un desequilibrio en el Ph, se presentan enfermedades.

.- Acidificación de los tejidos, se debe a la agresividad de los ácidos presentes en exceso en los tejidos, de hecho antes de ser neutralizados por las bases, irritan los órganos con los que se hallan en contacto, promoviendo procesos inflamatorios que pueden condicionar dolor, pérdida de la función o lesiones. La agresión ácida a los diferentes tejidos puede provocar en el caso de las articulaciones dolor (artritis), en los nervios (neuritis) y en los intestinos (enteritis, colitis, etc.). Una infección puede fácilmente sobre añadirse a los trastornos ya mencionados, dado que las lesiones de las mucosas, permiten a los microorganismos penetrar fácilmente en los tejidos, ya que generalmente por la acción ácida puede encontrarse disminuida la acción de el sistema inmune, favoreciendo la colonización microbiana o viral.

.- Desmineralización, se debe al hecho de que toda persona que se acidifica, se desmineraliza inevitablemente, ya que el cuerpo debe ceder los minerales básicos para neutralizar los ácidos. Esta desmineralización puede afectar a cualquier órgano, pues los minerales básicos se encuentran en todos los tejidos. Los problemas más conocidos implican al sistema músculo esquelético así como a los dientes. Los huesos se descalifican, pierden su resistencia y su flexibilidad, tanto que se pueden fracturar con facilidad, perdiendo masa ósea (osteoporosis), inflamación a nivel de las articulaciones, fractura a nivel de los cuerpos vertebrales que pueden causar compresión nerviosa (ciática), a nivel de los dientes éstos se pueden volver frágiles y quebradizos al desmineralizarse, sensibles a los alimentos fríos o calientes, desarrollando caries con facilidad. También la desmineralización debilita al cabello, condicionando pérdida en su brillo y caída en abundancia; las uñas se doblan y se fracturan al menor choque; la piel se reseca o se cuartea; las encías se deforman, se vuelven sensibles y sangran.

Como explicamos, la sangre tratará a toda costa de mantener su Ph. Para ello a de difundir hacia los tejidos todo exceso ácido. Allí, los ácidos serán recogidos por la linfa. El sistema linfático es un sistema circulatorio unidireccional que recoge desechos y también productos útiles de los tejidos. Los ganglios, entre otras funciones, hacen de estaciones depuradoras. Finalmente, la linfa limpia, procedente de todos los vasos linfáticos del cuerpo, desemboca en la vena cava, antes de su entrada en el corazón. Cuando la linfa recoge demasiados ácidos, lo que primeramente puede resultar afectado es el sistema inmunológico o defensivo. El exceso de acidez perturba a los linfocitos (células encargadas de defendernos frente a las infecciones y que se preparan para ello en el ganglio linfático). Estos no pueden cumplir debidamente sus misiones.

Cuando la acidez es tanta que no puede ser totalmente absorbida por el sistema linfático, se acidifican todos los tejidos de nuestro cuerpo. Riñones, pulmones y piel, también se encargan de eliminar ácidos.

Aunque lo esquemáticamente expuesto corresponde a un caso extremo, si nosotros no nos preocupamos de nuestra nutrición y nos abandonamos, bebemos alcohol, fumamos, tenemos sobrepeso etc., las consecuencias, tarde o temprano, darán lugar a problemas tales como: Fatiga crónica. Nerviosismo, irritabilidad, tendencia a la depresión. Dolores en las extremidades. Dolor de cabeza. Tendencia a sufrir infecciones repetitivas de cualquier tipo. Las más frecuentes pueden ser resfriados, amigdalitis, faringitis, bronquitis, cistitis e infecciones genitales, Inflamaciones frecuentes que curan lentamente, problemas dentales, malestares gástricos e intestinales, cálculos renales y en la vesícula biliar, Irritaciones de la piel, generalmente por el sudor ácido, eccemas, predisposición a las infecciones por hongos, calambres, contracturas (predisposición a padecer lumbago, ciática y tortícolis), desmineralización ósea, agravamiento de los procesos alérgicos, insomnio.

Una vez expuesto los mecanismos del dolor quisiera hacer indicación por mi propia práctica profesional los beneficios de la medicina holística, no solo en el tratamiento del dolor, sino en el reequilibrio de esa “homeostasis”, para favorecer los elementos de la autocuración del mal que lo produce.

Siendo la terapia neural un tratamiento muy efectivo para combatir el dolor que produce la enfermedad, podríamos decir que la terapia neural se sustenta en la capacidad que tiene el organismo de autodefenderse y autocurarse para mantenerse sano.

El tratamiento de terapia neural consiste en la estimulación Diagnóstica y Terapéutica del Sistema Nervioso Vegetativo o Sistema Simpático, determinando si éste se encuentra bloqueado o interferido por agresiones patológicas con acidosis o traumas, que lo alteran. El Sistema Simpático es una red interactiva extensísima, que cubre todo nuestro cuerpo y que los impulsos que la recorren, informan al sistema nervioso de su estado de salud, aún en los sitios más distantes y recónditos, y que cualquier campo interfiere en ella, repercutiendo en el resto de la red con una enfermedad o bien con dolor.

El tratamiento se realiza con una estimulación terapéutica, con un anestésico local, sin vasoconstrictor y a concentraciones bajas (Procaina), en los sitios donde se sospecha el bloqueo o interferencia, regulando así al sistema nervioso, restableciendo el equilibrio perdido y desapareciendo la enfermedad o dolor.

En el análisis del dolor anteriormente nos hemos referido a que el dolor es un mecanismo de protección que aparece cada vez que hay una lesión del tipo que sea, y también la importancia que tiene el Ph sanguíneo para su control, por la experiencia que tengo como médico en este campo, es sumamente efectivo para el tratamiento del síntoma dolor, y la patología que lo provoca y tanto más cuando se realice concomitantemente con tratamientos que equilibren el Ph sanguíneo a 7.4.

Si la acidosis no es muy importante, simplemente con la ingestión de agua alcalina (añadiendo una proporción de bicarbonato de sodio al agua) es suficiente.

El Dr. Robert Young manifesta: “Durante años ha observado el impacto que provoca lo que ingerimos en el delicado balance del Ph de nuestra sangre. Y a través de sus investigaciones ha comprobado que la combinación de 4 maravillosas sales de bicarbonato (sodio, magnesio, potasio y calcio), damos cobertura al mantenimiento del balance ácido – alcalino actuando además como anti-oxidantes que retardan el proceso de envejecimiento.

La divulgación de este conocimiento, concretamente la terapia Neural dentro de la medicina holística, encuentra su mayor aliado en los pacientes y el poder irrefrenable de publicitar sus efectos de boca en boca, sobre todo para los desahuciados por la medicina convencional y por los médicos que sin ningún medio quieran investigar sobre él. Pero claro está, en situación precaria por no tener ayudas institucionales ni tampoco colaboración de laboratorios médicos ya que para realizar esta terapia no se consumen fármacos.

Dr. Ramón Bordería Vidal

Clínica Oropesa

(function(i,s,o,g,r,a,m){i[‘GoogleAnalyticsObject’]=r;i[r]=i[r]||function(){
(i[r].q=i[r].q||[]).push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o),
m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m)
})(window,document,’script’,’//www.google-analytics.com/analytics.js’,’ga’);

ga(‘create’, ‘UA-42633550-1’, ‘clinicaoropesa.com’);
ga(‘send’, ‘pageview’);

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Publicaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s